Menu

Túnez, internet, la multitud

Después de la conmoción que causó el asunto WikiLeaks en medio planeta (el otro medio ya sabe de sobra que eso es todo un cuento chino de la CIA para mejor seguir oprimiendo y engañando a todo el mundo), los tumultos que se suceden en Túnez desde hace un mes, con manifestaciones, enfrentamientos callejeros con la policía, muertos por disparos de bala, montones de detenidos, pillajes y sabotajes en todo el país, son el segundo ejemplo de la importancia de internet en todo tipo de acontecer político contemporáneo. Una importancia de primer orden. Vamos a dejar en una caritativa sombra la influencia que hayan podido tener páginas web como la de Sarah Palin en el tiroteo mortal de Tucson y la consiguiente oración fúnebre/discurso de Obama al que ya andan buscando antecedentes hagiográficos, desde el de Lincoln en Gettysburg hasta el de Martin Luther King en el National Memorial.

WikiLeaks y Túnez son dos caras de la política 2.0, extraordinariamente potente y muy rápida. La diferencia, que no es poca, se da en el territorio del conflicto. Mientras WikiLeaks se libra en el ciberespacio, entre ideas, leyes, teorías, procesos, diplomacia, movilizaciones virtuales y ciberguerrilla, en Túnez se libra también en la más inmediata realidad tradicional, con muertos y heridos, en el terreno de la violencia física. Lo que no quiere decir que la importacia de internet sea menor. Al contrario, es una muestra de la capacidad de la red para transformar la realidad de modo casi instantáneo, en tiempo real, que se dice.

La revuelta tunecina asusta a los vecinos. El gobierno español aconseja a los turistas que no se adentren en Túnez. Puro miedo. Al fin y al cabo Túnez es un país musulmán y con los musulmanes nunca se sabe. Ni una sola consideración a que quizá se trate de una sublevación popular democrática en lucha contra un régimen despótico, represivo, autoritario y corrupto (aunque, eso sí, firme bastión contra el fundamentalismo islámico), o sea, un régimen detestable, con un presidente prácticamente vitalicio desde 1987, que gana elecciones cada cinco años como la última de 2009 con cerca del 90 por ciento de los votos.

La derecha francesa lo ha entendido mucho mejor: Ben Ali es de los nuestros, así que la ministra de Asuntos Exteriores, Alliot-Marie, ha propuesto que la policía francesa ayude a la tunecina en su tarea de orden público. Dado que la policía tunecina viene tirando con bala contra los manifestantes no sé qué quiere la ministra que haga la francesa, si enseñarla a apuntar mejor o convencerla de que utilice la porra. Con la tradición que tiene Francia (sobre todo su policía) en el norte de África, lo menos que cabe decir de esta ministra de Asuntos Exteriores es que luce el tacto de un paquidermo.

Y no obstante, es comprensible. El propio Ben Ali, antes de su claudicante y lloriqueante comparencia de ayer, reaccionó a lo bestia, o sea, a la antigua usanza: a tiros. Cuando empezó a caer la gente en la calle pero la revuelta se extendió, Ben Ali destituyó al ministro del Interior, como si él (que lo había sido antes, en el tiempo del primer presidente , Burguiba, al que él destituyó) no supiera lo que estaba pasando.

Y es verdad también que no lo sabía. No tenía ni idea. Creyó encontrarse con un motín callejero por los altos precios, el paro, la marginación juvenil, un poco estilo banlieu francesa. Un movimiento espontáneo, no organizado, fácilmente reprimible. Y así fue en un principio: un motín callejero espontáneo, no un proyecto, programa o plan de alguna organización o partido. La izquierda tunecina sabía tanto de lo que estaba pasando como el Gobierno.

Porque el motín popular ha resultado un movimiento de multitud que se ha dado una especie de vertebración a través de la red. Con esto no contaba Ben Ali. Y la multitud lo ha tumbado. Cede en todo: baja los precios de los artículos de primera necesidad, promete 300.000 empleos, levanta la censura en la prensa y en internet, prohibe el fuego real de la policía en la calle y crea una comisión de investigación en contra de la corrupción. Todo eso a cambio de que le dejen quedarse hasta acabar su mandato en 2014, prometiendo, además, que no querrá reformar la Constitución (como pretendía) para presentarse de nuevo.

Suena a inverosímil en todos los sentidos. Sin ir más lejos, esa comisión de investigación tiene que empezar por investigar a su familia y a él en persona, fuente de enriquecimiento propio y corrupción general del Estado. Pero lo más inverosímil de todo me parece que le dejen quedarse hasta 2014. Puede que lo consiga pero es muy probable que las redes sigan movilizadas, sobre todo ahora que ya se puede acceder a Youtube y otros mecanismos colectivos de comunicación y acción, y le pidan que adelante su marcha de 2014 a mañana por la mañana. Tiempo real.

EL NACIONALISMO

Esto del nacionalismo es complicado. Hay quien dice que enajena a la gente. No estoy seguro. La elección de Miss Bélgica, honor que ha recaído en una flamenca, ha sido de inmediato impugnada por las candidatas valonas. Y una televisión francófona plantea si, como están las cosas en Bélgica, tiene sentido elegir una miss Nacional. Y para bien o para mal es verdad.

Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Todos los comentarios en este sitio están sujetos a moderación con el fin de garantizar un intercambio de opiniones siempre respetuosas y constructivas. Los comentarios serán en todos los casos moderados. Asegúrate de cumplimentar la información señalada con (*) ya que es de obligado cumplimiento. No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

volver arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar

Te recomendamos que leas atentamente la Política de Cookies cada vez que visites nuestra página Web, que podrá ser modificada en cualquier momento.

¿Qué son cookies?

Cookie es un fichero que se descarga en su ordenador al acceder a determinadas páginas web. Las cookies permiten a una página web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario.. El navegador del usuario memoriza cookies en el disco duro solamente durante la sesión actual ocupando un espacio de memoria mínimo y no perjudicando al ordenador. Las cookies no contienen ninguna clase de información personal específica, y la mayoría de las mismas se borran del disco duro al finalizar la sesión de navegador (las denominadas cookies de sesión).

La mayoría de los navegadores aceptan como estándar a las cookies y, con independencia de las mismas, permiten o impiden en los ajustes de seguridad las cookies temporales o memorizadas.

Sin su expreso consentimiento –mediante la activación de las cookies en su navegador– prodigestudio.es no enlazará en las cookies los datos memorizados con sus datos personales proporcionados en el momento del registro.

¿Qué tipos de cookies utiliza esta página web?

- Cookies técnicas: Son aquéllas que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.

- Cookies de personalización: Son aquéllas que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serian el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.

- Cookies de análisis: Son aquéllas que bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten cuantificar el número de usuarios y así realizar la medición y análisis estadístico de la utilización que hacen los usuarios del servicio ofertado. Para ello se analiza su navegación en nuestra página web con el fin de mejorar la oferta de productos o servicios que le ofrecemos.

- Cookies publicitarias: Son aquéllas que, bien tratadas por nosotros o por terceros, nos permiten gestionar de la forma más eficaz posible la oferta de los espacios publicitarios que hay en la página web, adecuando el contenido del anuncio al contenido del servicio solicitado o al uso que realice de nuestra página web. Para ello podemos analizar sus hábitos de navegación en Internet y podemos mostrarle publicidad relacionada con su perfil de navegación.

- Cookies de publicidad comportamental: Son aquéllas que permiten la gestión, de la forma más eficaz posible, de los espacios publicitarios que, en su caso, el editor haya incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de los usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.

- Cookies de terceros: La Web de prodigestudio.es puede utilizar servicios de terceros que, por cuenta de prodigestudio.es, recopilaran información con fines estadísticos, de uso del Site por parte del usuario y para la prestacion de otros servicios relacionados con la actividad del Website y otros servicios de Internet.

En particular, este sitio Web utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc. con domicilio en los Estados Unidos con sede central en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, California 94043. Para la prestación de estos servicios, estos utilizan cookies que recopilan la información, incluida la dirección IP del usuario, que será transmitida, tratada y almacenada por Google en los términos fijados en la Web Google.com. Incluyendo la posible transmisión de dicha información a terceros por razones de exigencia legal o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google.

El Usuario acepta expresamente, por la utilización de este Site, el tratamiento de la información recabada en la forma y con los fines anteriormente mencionados. Y asimismo reconoce conocer la posibilidad de rechazar el tratamiento de tales datos o información rechazando el uso de Cookies mediante la selección de la configuración apropiada a tal fin en su navegador. Si bien esta opción de bloqueo de Cookies en su navegador puede no permitirle el uso pleno de todas las funcionalidades del Website. Puede usted permitir, bloquear o eliminar las cookies instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador instalado en su ordenador:

Chrome Explorer Firefox Safari

Si tiene dudas sobre esta política de cookies, puede contactar con el equipo de Prodige Studio en info@prodigestudio(punto)es.